Accidentes de tráfico y retirada de carné o licencia de conducción


Abogadoaccidentemalaga.es

Abogados expertos indemnizaciones accidentes de tráfico

I.  ¿En qué consiste, qué es la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores?

Según el párrafo 1º del art. 47 CP: “la imposición de la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores inhabilitará al penado para el ejercicio de ambos derechos durante el tiempo fijado en la sentencia”, es decir, que la pena consiste en la privación del derecho administrativo a conducir, en sus dos manifestaciones conjuntamente, de no permitir la conducción de los vehículos a motor ni la de los ciclomotores, pues queriendo esta pena reducir los riesgos e imprudencias más graves en la circulación o conducción rodada, establece para ello esta pena conjunta que priva de ambos derechos a la vez.


II.  ¿Sobre qué objeto actúa esta pena, cuál es el contenido de esta pena?

La privación del derecho a la conducción se da por un lado sobre los vehículos a motor terrestres, excluyendo otros como lanchas motoras, motos de agua o aparatos aéreos a motor, etc. e incluso dentro de los anteriores, los tranvías por disposición legal. Por otro lado, se añade la privación del derecho a la conducción de ciclomotores, que aunque usan del motor para su propulsión o tienen dos ruedas como algunos vehículos a motor, poseen una cilindrada de motor no superior a los 50cc. o una potencia eléctrica no superior a los 1000w., que les hace alcanzar una velocidad que no excede de los límites que reglamentariamente se determinen. Por ello a los tipos penales que analizamos más abajo y que imponen esta pena, les es indiferente si la acción se realiza con un vehículo a motor o con un ciclomotor, ya que el objeto causante de la infracción no es lo determinante sino el concreto modo de generar la imprudencia o el riesgo.


III.  ¿Cuál es la duración de esta pena?

Según el art. 40,2 CP “la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores…tendrá una duración de 3 meses a 10 años”.

Esta duración no obstante comprende tanto la duración para cuando es falta (de 3 meses a 1 año) como para cuando es delito (de 1 año y un día a 10 años)

En aplicación de las reglas generales de determinación de la pena, el art. 70,3,4º CP establece que la duración máxima puede alcanzar hasta los 15 años, posibilidad de difícil imposición en la práctica, salvo para el delito de la llamada “conducción suicida” del art. 384 CP, cuando concurran agravaciones y/o continuidad delictiva, ya que no le es de aplicación la exclusión de estas reglas por obra de la disposición del art. 383,2 CP.


IV.  Dónde está regulada la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores?

La pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores está con carácter general regulada en el art. 33 CP, con la calificación de:

– Pena grave, en el art. 33,2,e) CP, cuando supera los 8 años de privación (para delitos).

– Pena menos grave, en el art. 33,3,d) CP, cuando va de 1 año y un día a 8 años de privación (igualmente para delitos).

– Pena leve, en el art. 33,4,a) CP, cuando va de 3 meses a 1 año de privación (para faltas).


V.  ¿Qué naturaleza tiene esta pena?

En principio el art. 39,d) CP le atribuye la naturaleza de pena privativa de derecho, ya que limita el (derecho no fundamental) administrativo a conducir.

Sin embargo, la privación del derecho a la conducción de vehículos a motor y ciclomotores, además de pena, también es medida de seguridad no privativa de libertad (art. 96,3,7 CP) con una duración entonces (art. 105,2 CP) de hasta 10 años.

De la misma manera, la Ley Orgánica 5/2000, de 12 enero, reguladora de la Responsabilidad penal de los Menores, la concibe como una de las medidas que pueden imponerse a los menores de edad penal infractores según su art. 7, pero es curioso que tras su modificación operada por LO 8/2006, de 4 diciembre, continúe hablando de “privación del permiso (y no del derecho) a conducir ciclomotores y vehículos a motor”.


VI.  ¿En qué infracciones penales está contemplada como pena?

1º.- En el homicidio por imprudencia, del art. 142,2 CP cuando “sea cometido utilizando un vehículo a motor, o ciclomotor” para cuyo supuesto “se impondrá asimismo” y cumulativamente la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor o ciclomotores de 1 a 6 años de duración.

Llama poderosamente la atención, sin embargo, que si el homicidio es doloso y se causa mediante acometimiento o atropello, no se prevea la pena cumulativa de la privación del derecho aquí analizado.

2º.- En las lesiones causadas por imprudencia grave, del art. 152,2 CP cuando se “hayan cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor” en que “se impondrá asimismo” esta pena con una duración de entre un año y cuatro de duración.

3º.- En el delito de conducción de vehículo a motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas o alcohol, del art. 379 CP, que en cualquier caso impone la pena de privación del derecho a conducirlos por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

4º.- En el delito de conducción de vehículo a motor o ciclomotor con temeridad manifiesta y concreto peligro para la vida o la integridad de las personas, del art. 381 CP, que arrastra la privación del derecho que estudiamos por tiempo superior a un año y hasta seis.

5º.- En el delito de conducción temeraria con consciente desprecio por la vida de los demás, del art. 384 CP, en que se haya puesto o no en concreto peligro finalmente la vida de los demás, la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores es por tiempo superior a seis años y hasta diez y

6º.- En la falta de imprudencia grave con resultado de lesión delictiva o leve, con resultados de muerte o lesión delictiva, del art. 621 CP en cuyo párrafo 4 se añade que “si el hecho se cometiera con vehículo a motor o ciclomotor, podrá imponerse además la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de tres meses a un año”, es decir, en que de forma potestativa, en función a cómo hayan influido la conducción y la diligencia debida omitida, se puede imponer esta privación que no es obligatoria.


VII.  ¿Cómo se cumple esta pena? ¿Cómo lo hace quien no tiene el permiso o licencia de circulación?

No hay que confundir la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, con la retirada material de la posesión de los títulos administrativos que son el permiso de conducir vehículos a motor o la licencia para conducir ciclomotores.

Esta pena no abarca la privación de la facultad de obtener el permiso de conducir, sino el derecho mismo a conducir.

Generalmente, a quien lo posee se le retira judicialmente en su posesión como simbolismo de la pérdida del derecho que a su través se tiene reconocido, y del que se le priva, uniéndose el documento a los autos indicándole en el oportuno requerimiento informativo de la concreta fecha de inicio y fin de la duración de la privación del derecho (liquidación de condena) instrumentalizado en ese documento y las consecuencias de su hipotético quebrantamiento.

Pero la privación va más allá, pues se extiende a la prohibición del derecho a la doble conducción hasta que pase el tiempo fijado en la sentencia firme, lo que puede rebasar los límites de la caducidad administrativa que se tenga reconocida en el permiso o la licencia.

Por ello la ejecución de la pena consiste en el requerimiento al condenado para que se abstenga de realizar la concreta actividad que es conducir ambas modalidades, durante el tiempo de duración de la condena.

Practicada la liquidación de la condena, la ejecución, para ser efectiva debe verificarse mediante la expedición por parte del Juzgado de la ejecutoria del oportuno mandamiento de anotación en la Jefatura Central de Tráfico, con indicación del periodo concreto de la privación del derecho, para su control real en todo el territorio nacional y para constancia en el sistema informatizado de consultas policiales, de modo que a su través se vigile el cumplimiento de la realización de la no conducción y no se expida permiso alguno hasta la extinción total de la condena.

Para quien lo tiene expedido en otro país pero permitido para circular en España, donde ha causado la infracción, se le priva físicamente igual, mediante la retirada de su posesión y de la misma manera se ejecuta pasando aviso a la Jefatura Central de Tráfico para constancia y cumplimiento de la interdicción en todo el territorio nacional, con independencia del país en que se haya conseguido (principio de soberanía). El que además lo tiene caducado, tiene vedada la conducción de vehículos a motor y ciclomotores, no sólo de forma administrativa sino penalmente también, y ello supone que si se saca el permiso de conducir en el periodo de duración de la condena, el mismo no habilita para la conducción hasta que no cese la condena, mientras que administrativamente (control de la habilidad de conducir) en el ínterin, transcurre el periodo de caducidad otorgado. El que no lo tiene, por su parte, lo tiene expedido por autoridad extranjera no reconocida, o quien no lo ha tenido nunca, igualmente origina mandamiento judicial a la Jefatura Central de Tráfico para anotación del tiempo concreto de duración de la condena, lo que supone que durante el mismo, quien se saque el permiso o la licencia, no podrá desarrollar su habilitación hasta que no se extinga la pena.


 


 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments & Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellene el Captcha *
Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.